09 octubre 2006

Los miedos de mi infancia.

Nunca he hablado de mis miedos, y no se porque ahora me apetece hacerlo, así que.. allá vamos..
Cuando era pequeñita, tenia pánico a la noche, para ser exactos a la oscuridad, y he de reconocer que moleste muchísimo a mis padres - espero que mi hija no sea como yo -. La noches eran interminables..


Pero mis miedo no era a los monstruos del armario, ni al hombre - o mujer - del saco, ni al payaso de debajo de la cama, .. sino a los ladrones, asesinos y violadores. Temía que se colaran en mi casa, y que me atacaran a mí y a mi familia.. y para eso, no hay consuelo que valga. Pero cuando conseguía dormirme, tenia uno de los cuatro sueños "pesadillas" que cada noche venían a mí, siempre los mismo, siempre iguales. Así que necesitaba tener la luz encendida - aunque lo lógico sería apagada - para poder ver si pasaba algo, o entraba alguien.


Mi padre siempre se acostaba tarde, así que inicialmente me iba a dormir con mi madre, pero cuando aparecía mi padre se enfadaba mucho y me mandaba a mi cuarto. Aunque yo normalmente no me iba, fingía irme y luego entraba a gatas en la habitación y me ponía a los pies de mi madre a dormir, o a su lado en el extremo de la cama o en el suelo al lado suyo, donde fuera que mi padre no se enterará.. pero siempre me pillaba..


Así que con el tiempo, mi padre se canso, y empezó a castigarme de pie a su lado hasta que él se fuera a dormir, para ver si así me entraba sueño, y hay estaba dormida en el suelo, hasta que llegaba la hora de ir a la cama, que entonces me entraba el pánico y ya no tenía sueño. Así que el esperaba a que me volviera a entrar sueño, siendo él el que se quedaba dormido, y entonces yo aprovechaba y me iba a dormir con mi madre..


Después pasamos a la fase de prohibido ir a la cama de mis padres, y mi madre venía a mi cama hasta que yo me quedaba dormida, pero en cuanto hacía amago de irse me despertaba, y tenía que volver a quedarse.. Probó de todo - rodearme de peluches pegados a mi, como si fuera ella, hacerme contar hasta 1000 para que me durmiera,.. -, pero con el tiempo dejaba de funcionar.


Así que mi padre empezó a hacer truquitos para que me sintiera segura, alguna vez dormí con una espada que no podía ni levantar encima, y cosas así, sin ningún riesgo ya que no me muevo nada.. pero nada hacia que mis noches fueran más tranquilas..


Hasta que un buen día, sin saber porque ni como, deje de pasar miedo, los cuatro sueños constantes desaparecieron y puede apagar la luz. Hay quien dice que fue por la edad - aunque yo creo que con 12 años ya era mayorcita -, hay quien comenta que fue psicológico, yo creo que fue porque llevaba muchos años sin dormir, y ya me lo merecía..


El caso es que no podía ir a dormí a casa de nadie, pero.. ¿qué niña no quiere quedarse en casa de sus amigas, primas y demás..? Pero después de mucho insistir siempre conseguía que me dejaran quedarme.. pero luego la liaba y me levantaba a media noche a llamar a mi casa para que me vinieran a buscar - aunque estuviera en el otro extremo de Madrid - y despertaba ha todo el mundo hasta que me llevaban a mi casa, incluso una vez termine durmiendo con los padres de mi amiga - que vergüenza!! -..


La noche que más miedo me daba de todas, era la de los Reyes Magos, me daba pánico que alguien se hiciera pasar por ellos y se colará en mi casa, así que después de mucho meneo por que vienen los reyes y por el miedo conseguía dormirme.. pero por la mañana, venia mi hermano a despertarme y como me daba miedo bajar a ver lo que había, le pedía que bajará él, que viera que todo estaba bien y después subiera a buscarme para que cotilleáramos juntos.


En fin.. yo creo que este es el motivo por el que ahora duermo tanto, porque tengo muchísimas horas de sueño acumuladas de cuando era pequeñita. Y después de toda esta parrafada, me voy a mimir un poquito antes de irme a clase, que me ha entrado sueñete!! ;)

5 Ronroneos:

Anonymous Oskitar ronroneó...

Algo parecido me pasó a mi durante años.

Recuerdo mirar compulsivamente una luz reflejada del salón mientras agonizaba sin poder dormir en mi dormitorio.

9/10/06 17:17  
Anonymous NiBuenoNiMalo ronroneó...

Oskitar me ha recordado que en uno de los pisos en los que viví con mis padres pasé muchas noches de insomnio por culpa de una luz que parecía apuntarme fijamente. Al cabo del tiempo, (si es que de crios estamos apanfilados), descubrí que se trataba de una pegatina que yo mismo había puesto en el armario, de esas que se cargan de luz y luego brillan en la oscuridad.
Pero hay algo que realmente me aterrorizó durante años y creo que aún hoy siento respeto por esa parte de la historia. Resulta que la mejor abuela del mundo (Tube la suerte de que fuera la mia, aunque supongo que para cada cual es la suya)sabiendo lo que entonces me gustaban los libros me regaló de muy pequeño y con mucho cariño uno precioso e ilustrado con bonitos dibujos, titulado "Pinocho". Ahora imagino el disgusto que se llevó la pobre cuando su pequeño NiBuenoNiNalo, de repente, pasó de disfrutar de la historia como niño que era, a llorar como un descosido (Totalmente aterrorizado) al descubrir que a aquel pequeño de madera se le quemaban los pies, y ver aquella horrible imagen.
Aquella fué la primera y única vez que tube aquel libro entre mis manos. Esa estampa de los pies de Pinocho quemándose formó parte de mis pesadillas durante muchos años, incluso a edades en las que ya no era razonable. Me alegro de que aquel libro desapareciera. Podría caer en la tentación de hecharle un ojo, y quien sabe...
Ya ves que todos tenemos nuestros miedos y si me paro a pensar, seguro que se me ocurren mas, pero prefiero olvidarlos, que ahora vivo solo, jajaja...

Un beso Atuina.

9/10/06 21:49  
Anonymous Hacker ronroneó...

Sinceramente, no tengo ganas de leerme todo el tochaco ;) pero pasaba por aquí y me entró gana de escribir un comentario.

Un besico! :D

10/10/06 00:36  
Blogger HED ronroneó...

Yo no recuerdo ningún miedo como estos, puede que alguna pesadilla, pero tampoco he sido demasiado miedoso... Bueno, de pequeño tenía que dormirme en el sofá y que después me llevaran a la cama (aunque normalmente me despertaba y la armaba claro :p), pero eso de muy pequeño...
Lo que si me acordé el otro día de una historia que me dió bastante miedillo en su momento.
Lo recordé el otro día que vi que estaban reponiendo "Más allá del límite" porque resulta que es una historia de estas.
La historia iba de un hombre normal y corriente, que un día, de repente, le parece ver en un espejo que tiene a alguien detrás, pero se da la vuelta y no ve nada. Así van pasando los díás y sigue viendo lo mismo. Intenta no mirar y olvidarlo, pero cada vez lo ve más claro en el espejo, ve que el otro hombre se le acerca, y al final siempre se da la vuelta, y no hay nadie. El pobre hombre ya se está volviendo loco y tal, así que decide no darse la vuelta pase lo que pase, y así lo hace. Se pone delante del espejo, ve al otro hombre acercándose (ahora ya lo ve perfectamente, no sólo como un reflejo) pero sigue aguantando, ve que el otro hombre lo alcanza... y él se convierte en el hombre que veía en el espejo (un tipo con una pinta muy rara, creo que enmascarado) y como no puede soportarlo se tira por la ventana.
La historia en si no es que sea especialmente aterradora, pero a mi siempre me parecía ver (y todavía me pasa) algún reflejo extraño en el espejo del baño, aunque luego si lo miro bien en el espejo o en el mundo real no haya nada...
Pues eso, cuidado con los espejos :S

10/10/06 12:21  
Anonymous Eriwen ronroneó...

De pequeña tenía una linterna para cuando quería ir al baño y mi madre siempre me contaba que era como ver una flecha de luz. Un día me preguntó el motivo, yo le dije que tenía miedo de los trolls (de los de david el gnomo) y ella para calmarme me dijo que no existían y yo dije: "ya, pero me los imagino"

SUpongo que es el poder de la mente humana.

SAludos ^^

11/10/06 12:33  

Publicar un comentario

<< Home

Para los cotillas

Atuina
Programadora
Futura Ingeniera
Compradora compulsiva
Atuina
    Mi frase del momento
  • “Una melodía es como ver a alguien por primera vez: la atracción física, el sexo… Pero entonces conoces a la persona, y eso es la letra. Su historia, quiénes son en realidad. Es la combinación de las dos la que crea la magia”
  • Película: Tú la letra y yo la música.